El próximo 26 de Julio comienza el Nuevo Año Maya, Luna Entonada Roja o Luna Cinco, desde la sabiduría Maya es un año para comandar las emociones. El término comando en estos tiempos de informática, significa dar una instrucción para que sea ejecutada por un programa, por lo tanto haciendo analogía, intentemos dar nuevas instrucciones a nuestras emociones a fin de lograr una mejor calidad de vida.

La ley de polaridad esta presente en cada situación que vivimos cotidianamente, por momentos estamos alegres, eufóricos y en otros estamos tristes o deprimidos, es delicado poder mantenerse en el punto de equilibrio y estar en el momento presente, dejándose guiar por lo que fluye del Ser Interno.

Recordemos que tenemos al alcance de la mano las Esencias Florales para ayudarnos a recuperar el centro.

Esencias Florales de Bach


  • Aulaga: Desesperanza, Resignación, Desilusión.
  • Avena Silvestre: Incertidumbre, Depresión por insatisfacción.
  • Castaño Dulce: Angustia extrema, Desesperación, Desaliento.
  • Genciana: Depresión, Densación de fracaso, Pesimísmo.
  • Madreselva: Para la nostalgia.
  • Mostaza: Depresión Endógena, Tristeza profunda, Melancolía.
  • Verbena: Para el exceso de entusiasmo.

 

Esencias Florales del Mediterraneo


  • Ajo Salvaje: Confusión, Alteraciones Perseptivas.
  • Angélica: Sensación de desamparo y desptrotección.
  • Borraja: Coraje para afrontar la vida cotidiana.
  • Clavel de Indias: Confianza en el propio criterio.
  • Copa de los Angeles: Inercia mental, Desorientación vocacional.
  • Corazoncillo: Desapego, Ayuda a soltar.
  • Eneldo: Abrumación, Saturación de estímulos.
  • Milenrama: Protege de influencias negativas externas.
  • Petunia: Ayuda a focalizar las prioridades.
  • Valeriana: Alivia tensiones y preocupaciones excesivas.
  • Ziniaz: Incrementa la capacidad lúdica uy relaja tensiones.

 

Dando gracias al Dr. Edward Bach por su legado, poniendo una pizca de atención en cada situación, libres de temores y condicionamientos lograremos disfrutar cada momento de vida.

 


Exitos, hasta la próxima. Miriam y Alejandro.